CALAS

Las calas de Cabo de Palos son de una majestuosa belleza incluso en superficie, pero al sumergirnos descubrimos un mundo repleto de pasillos, arcos, túneles, enormes bloques de piedra y una cantidad de vida muy sorprendente. La influencia de la Reserva de Cabo de Palos alimenta nuestras calas con meros, abadejos, morenas, espetones, pulpos, salpas, doradas, lubinas, sargos, obladas, mojarras, bogas, platijas... Y de vez en cuando, aunque con menos frecuencia, incluso tortugas, pastinacas, tembladeras, melvas... Un mundo fascinante que te encantará.



SUBIR